EDGAR P. JACOBS (1904-1987).

Hola a todos.

Hoy, como ya mencionamos en el anterior artículo dedicado a Hergé, hablaremos de otro gran ilustrador de la escuela belga.

EDGAR P. JACOBS (1904-1987).

Ilustrador Belga.

Blake and Jacobs.

Blake and Jacobs.

Algunas de sus publicaciones:

  • Flash Gordon (en revista Bravo!, 1941).
  • El rayo U (Bravo!, 1943).
  • Wells, La guerra de los Mundos (revista Tintín, 1946).
  • Aventuras de Blake y Mortimer (revista Tintín, 1946-1970). (*)

(*) Las aventuras de Blake y Mortimer aparecieron por primera vez un 26 de Septiembre de 1946 dentro del primer número de la revista infantil Le Journal de Tintín. Edgar Jacobs realizó ocho aventuras completas (en 12 álbumes independientes), encargándose en solitario de los guiones y dibujos. De la última aventura, Las tres fórmulas del profesor Sato, que comprendía dos partes, sólo pudo terminar la primera y el guión de la segunda, de cuyos dibujos se encargó otro gran ilustrador de la escuela belga de la Línea Clara: Bob de Moor. Todas estas aventuras fueron apareciendo en la mencionada revista Tintín para más tarde editarse en álbumes sueltos. Al contrario que hizo Hergé con su popular Tintín, Jacobs autorizó a continuar con las aventuras de sus personajes más populares con lo que, hasta el día de hoy, ha aparecido otras ocho aventuras, distribuidas en nueve volúmenes y publicadas por la editorial francesa Dargaud. A España las aventuras de Blake y Mortimer llegaron algo tarde. Sería en el año 1982 cuando en la revista Cairo empezaría a publicarse la aventura de La Marca Amarilla, en los números del 13 al 16. Al año siguiente la editorial Grijalbo comenzó a publicar todos los álbumes que se habían editado hasta la fecha en tomos independientes. Desde el año 2000 es la editorial Norma quien está editando en nuestro país las aventuras de esta pareja de famosos detectives.

El secreto del espadón.

El secreto del espadón.

Como creo que es obligado os ofrezco la lista de todos los 21 tomos publicados.

– 1/2/3 – El Secreto del espadón (3 volúmenes), 1947.

– 4/5 – El misterio de la gran pirámide (2 volúmenes) – 1950.

– 6 – La marca amarilla – 1953.

– 7 – El enigma de la Atlántida – 1955.

– 8 – S.O.S. Meteoros – 1958.

– 9 – La trampa diabólica – 1960.

– 10 – El caso del collar – 1965.

– 11 – Las 3 fórmulas del profesor Sato, 1ª Parte – 1970.

– 12 – Las 3 fórmulas del profesor Sato, 2ª Parte – 1990 (dibujos de Bob de Moor).

La maquinación Voronov.

La maquinación Voronov.

La continuación de la serie:

– 13 – El caso de Francis Blake – 1996 – Guión de Jean Van Hamme, dibujos de Ted Benoit.

– 14 – La maquinación Voronov – 2000 – Guión de Yves Sente, dibujos de André Juillard.

– 15 – La extraña cita – 2001 – Jean Van Hamme y Ted Benoit.

– 16 – Los sarcófagos del sexto continente – 2004 – Yves Sente y André Juillard.

– 17 – El santuario de Gondwana – 2008 – Yves Sentes y André Juillard.

– 18 – La maldición de los treinta denarios I – 2009 – Guión de Jean Van Hamme y dibujos de René Sterne y Chantal de Spiege.

– 19 – La maldición de los treinta denarios II – 2010 – Guión de Jean Van hamme y dibujos de  Antoine Aubin y Étienne Schréder.

– 20 – El juramento de los cinco lores – 2012 – Yves Sentes y André Juillard.

– 21 – L’Onde Septimus – 2013 – Guión Jean Dufaux y dibujos de Antoine Aubin.

 

Edgar P. Jacobs.

Edgar P. Jacobs.

Edgar Pierre Jacobs nació el 30 de marzo de 1904 en Bruselas. Desde muy joven se interesó por el dibujo y la música. Durante la década de los años treinta comenzó una incipiente carrera como cantante de ópera (llegando a actuar en París y Lille) a la vez que ilustraba la publicidad de catálogos de grandes almacenes. Pero hacia 1940 ya abandona su carrera de cantante para centrarse en su oficio de ilustrador. En el año 1941 es contratado como ilustrador por la revista infantil Bravo! Estamos en plena Segunda Guerra Mundial y Bélgica en invadida por la Alemania nazi. La revista Bravo! estaba publicando aventuras de Flash Gordon de Alex Raymond y, por las extremas dificultades del momento (una Bruselas ocupada), los fotolitos de la serie dejaron de llegar de los Estados Unidos. Empujado por las circunstancias y la empresa, Edgar Jacobs pasó a dibujar varias páginas de la serie sin que los lectores infantiles llegaran a notar la diferencia, ¡genial! Al cortarse el suministro americano de historietas a la revista, Jacobs tuvo la oportunidad de comenzar una serie nueva de aventuras espaciales, al más puro estilo Flash Gordon: El rayo U, que siguió publicándose hasta el año 1946.

La marca amarilla.

La marca amarilla.

En 1944 se iba a producir un hecho transcendental en la carrera de nuestro historietista: conoce a George Prosper Remi, Hergé (1907-1983). Pronto se hacen muy buenos amigos y Hergé lo contratará como colaborador para la producción de la exitosa serie del reportero Tintín. Para Hergé, Jacobs decorará fondos, retocará vestuarios y coloreará algunos de sus viejos álbumes, concretamente, Tintín en el Congo, Tintín en América, El loto Azul y El cetro de Ottokar; y además intervendrá directamente en otros nuevos álbumes: El Tesoro de Rackham el Rojo, las 7 bolas de cristal y el Templo del Sol. Pero, como ya apuntamos en el artículo dedicado a Hergé, dos Primeras Espadas son muy difícil de mantener juntas mucho tiempo. Estos dos grandes ilustradores eran dos fuertes egos que buscaban su propio camino y lucimiento y que terminaron por tener alguna que otra desavenencia personal que los empujó a seguir por separado sus propias vías profesionales: su separación definitiva se producirá en el año 1947. Hergé, con cierta ironía, le gastó a Jacobs una peculiar broma: al reeditar la portada de su álbum Los cigarros del faraón, lo dibujó dentro de uno de los sarcófagos que allí aparecen como si se tratará de una momia acartonada. Es entonces, en medio de este proceso de ruptura con Hergé, cuando Jacobs iba a crear para la revista Tintín su mayor y más exitosa serie: las aventuras de los detectives Blake y Mortimer.

Revista Tintín.

Revista Tintín.

Después de ser liberada Bruselas de la ocupación nazi, tanto Hergé como Jacobs fueron acusados de colaboracionistas, pues ambos habían seguido trabajando y editando en el seno de publicaciones controladas por los nazis. De esta manera, la inmediata postguerra fue para ambos una época de gran inquietud e incertidumbre personal. Ahora es el momento en el que aparece en sus vidas Raymon Leblanc (1915-2008), el más destacado y respetado personaje de aquel momento en el mundo editorial de Bruselas. Leblanc los contrata para afrontar un proyecto prometedor y de gran calidad que iba a marcar toda una época entre los buenos tebeos de Bélgica o, incluso, de toda Europa: el 26 de Septiembre de 1946 nacerá la revista infantil y juvenil, Le Journal de Tintín. Y en este primero número ya aparecen, entre otras notables historietas de gran calidad, la primera aventura de Blake y Mortimer: El secreto del espadón. Era una historieta larga que posteriormente se tuvo que publicar en tres tomos. La aventura La Marca amarilla, ambientada en el Londres de postguerra (en mi opinión, la mejor historieta de la serie y la que marcó un punto de inflexión en el estilo de Jacobs, a partir de ahora más realista y flexible) marcará la consagración definitiva de estas aventuras, reconocida con un gran éxito de ventas. Incluso se ha dado algún intento de llevar la aventura al cine pero, de momento, sin materializarse. En 1971, nuestro ilustrador recibió El gran Premio Saint-Michel, premio de la ciudad de Bruselas al mejor historietista, siendo ésta la primera vez que se concedía. En el año 1981, Edgar Jacobs publicó sus memoria en un libro titulado: Un opéra de papier: Les Mémoires de Blake et Mortimer. Nuestro ilustrador falleció un 20 de febrero de 1987 en la ciudad de Lasne, a unos 40 kilómetros al sur de Bruselas. Entre el 13 de noviembre de 2003 y el 30 de abril del 2004, entre los varios actos de celebración del centenario del nacimiento de Edgar P. Jacobs, se celebro en París la exposición Blake et Mortimer à París!, con más de 200 originales y facsímiles de la serie además de otros muchos objetos relacionados; exposición que obtuvo un gran éxito de público y crítica.

Tarjeta postal: Blake and Mortimer.

Tarjeta postal: Blake and Mortimer.

Los personajes principales de la serie tienen muchos puntos en común con los famosos detectives Sherlock Holmes y el doctor Watson, de Sir Arthur Conan Doyle. Aunque en nuestro caso la dicotomía de personajes no es tan clara y extrema, pues la relación del dúo protagonista de nuestra serie no está tan condicionada entre uno y otro y, podríamos decir, que ambos participan casi por igual, con la misma intensidad e importancia, en todas las aventuras. En nuestro caso se trata de Philip Angus Mortimer, físico nuclear, nacido y formado en la India pero de origen escocés, y su compañero de piso y aventuras Francis Percy Blake, galés, estudiante de Eton y en prestigiosa academia militar, capitán del Ejército de su Majestad y miembro del Servicio de Inteligencia Británico, el famoso M15. Como podéis ver, nuestros héroes son un par de educados y refinados aristócratas británicos. Pero, eso sí, estos distinguidos gentlemen, que se nos muestran indudablemente flemáticos, serios, cultos y reflexivos, son a su vez personas ágiles y están en buena forma física, lo que no les impedirá afrontar los necesarios encontronazos con los villanos de turno o superar alguna ocasional e inevitable prueba de resistencia física. Nuestra pareja de protagonistas se verán envueltos en aventuras detectivescas y peligros varios de los que saldrán airosos con ingenio, arrojo y, en alguna ocasión que otra, con algo de buena suerte. La serie se centra en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX, es decir, en la inmediata postguerra y la posterior época de la guerra fría, con sus cuidadas ambientaciones y decorados y con guiones llenos de espías, armas secretas y malvados ambiciosos sin escrúpulos; vamos, que el frenesí argumental e interés gráfico a esta serie no le iban a faltar. Hay pocos personajes recurrentes en la serie, podríamos mencionar a Nasir, el sirviente indú de Mortimer o el comisario parisino Pradier. En el lado oscuro de la serie tendríamos al villano sin escrúpulos, el coronel Olrik, y a alguno de sus secuaces, como el bruto de Sharkey. Se comenta que para sus personajes principales Jacobs utilizó modelos de amigos y conocidos; así, el malvado Olrik sería un calco de su propia persona; Mortimer sería el alter-ego de un buen amigo y colaborador: Jacques Von Melkebeke; y para la figura de Blake se inspiró en otro buen amigo, Jacques Laudy.

El santuario de Gondwana.

El santuario de Gondwana.

En Francia y Bélgica, las aventuras de Blake y Mortimer, junto con Tintín y Spirou, ocupan lo más alto del escalafón de las historietas (por aquellos lares, La Bande Dessinée). Jacobs, como Hergé, pertenece a la escuela belga de la Línea Clara: principalmente, estilo de línea firme y decidida y colores opacos y uniformes, sin degradados notables. Ambos abusaron en sus historietas de los textos de bocadillos aunque, si he de ser sincero, en este asunto Hergé se llevaba el premio con gran ventaja. A mí, a este duende, las aventuras de Blake y Mortimer siempre me han gustado más que las del perfecto reportero del flequillo tieso. Esas aventuras detectivescas,   desde que las conocí, me han parecido mucho más adultas, interesantes y, si se me permiten y sin que nadie se me ofenda, diré que menos ñoñas y mucho más cinematográficas, con unos bellos dibujos, tanto de personajes como de decorados (y es que Jacobs preparaba muy a consciencia sus producciones, con viajes, abundante documentación y muchas fotos) y con unos guiones inteligentes y adictivos. En fin, para terminar, decir que Edgar Pierre Jacobs no sólo nos dejó, con las aventuras de Blake y Mortimer, una serie magnífica sino que tuvo la generosidad de darle libertad a sus herederos y editoriales para que las aventuras continuaran en manos de otros excelentes profesionales gráficos, lo que ha supuesto que hoy día cuente ya la serie con tantas aventuras como las que él creó, y esto no es lo mejor… lo mejor está por venir y son las otras muchas magníficas páginas de Blake y Mortimer que nos quedarán por conocer. Pues, si Edgar Jacobs nos ofreció una genialidad creativa inmejorable, tampoco se puede dudar de la brillantez profesional de guiones e ilustraciones de sus extraordinarios continuadores. La calidad y acierto de la serie están garantizadas, os lo aseguro: ¡God save the Blake and Mortimer!

     

 “Es mejor crear que aprender, crear es la verdadera esencia de la vida”. Barthold Georg, historiador y político alemán (1776-1931).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s