AMBRÓS / Miguel Ambrosio Zaragoza (1913 – 1992).

Hola a todos.

Hoy hablaremos de un magnifico ilustrador y de su personaje más popular que será, seguro, uno de los dos o tres más exportados de la historia de los tebeos en España (posiblemente, junto a Mortadelo y el Sheriff King).

AMBRÓS / Miguel Ambrosio Zaragoza (1913 – 1992).

Ilustrador español.

Ambrós en faena.

Ambrós en faena.

Algunas de sus obras más destacadas:

–          El Jinete Fantasma, 146 números. (1947-1951).

–          Chispita, 11 series de 24 ejemplares cada serie. (1951).

–          La nave del Tiempo, 10 cuadernos (1955).

–          El Capitán Trueno, 618 cuadernos (1956-1960; 1964-1968).

–          Héroes del Deporte, (1965-1971).

–          El Corsario de Hierro, se publicó, con algunas interrupciones, en los primeros 544 ejemplares de la revista Mortadelo y durante 10 años. (1971-1981).

En 1986, Ambrós, recibe el Premio Haxtur del Salón del Cómic del Principado de Asturias. Y en 1989 también será galardonado con el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona.

El Capitán Trueno y el Santo Grial (2011).

El Capitán Trueno y el Santo Grial (2011).

En el año 2011 se estrena la película El Capitán Trueno y el Santo Grial, dirigida por Antonio Hernández e interpretada por Sergio Peris Mencheta (Capitán Trueno) y el campeón de lanzamiento de peso Manuel Martínez (Goliat). Hasta una banda de Rock and Roll madrileña, Asfalto, le ha dedicado una canción que se hizo muy popular allá por el año 1978.

El Capitán Trueno es uno de los personajes del tebeo español más conocidos fuera de nuestras fronteras. Así podemos encontrar sus aventuras en Francia (revistas Amigo, Ivanhoe o Tornade), en Italia (Collana Condottiero), en Alemania, en Grecia (Tpoyeno), en Bélgica y Holanda (Ohee Club) o en Portugal (Capitáo Trováo).

La vida profesional de Ambrós se podría dividir en cuatro periodos y a ellos me voy a ajustar para exponeros su biografía.

1/ Sus Principios (1946-1955).

Dos yanquis en África.

Dos yanquis en África.

Ambrós era un valenciano de pura cepa, nacido en el año 1913 en la población de Albuixech de la comarca de La Huerta Norte, a tan solo 11 kilómetros de Valencia, en una familia dedicada a las labores del campo. A instancias de sus padres estudió magisterio pero, tras la Guerra Civil Española, como tantos otros (*), fue obligado a dejar la enseñanza por sus ideas progresistas y democráticas (no hay bien que por mal no venga: para mayor gloria de los tebeos españoles). Pues eso, debido a su afición y destreza en el dibujo, ya en 1946, con la edad de 33 años, se presentó ante Juan Puerto, fundador de la Editorial Valenciana, con un tebeo del estilo de El Guerrero del Antifaz que le valió conseguir el trabajo ansiado de ilustrador gráfico. Durante esta primera fase de ilustrador realizará varias historietas para la Editorial Valenciana, como Dos Yanquis en África, y colaboraciones para la revista semanal Chispa.

La lengua de las mariposas (1999).

La lengua de las mariposas (1999).

(*) Los historiadores de la Guerra Civil Española podrán afirmar que los milicianos republicanos se ensañaron duramente y a conciencia con el clero, reaccionario y parcial, pero también hay que dejar claro que las tropas nacionales la tomaron de igual brutal forma con los maestros republicano, liberales y democráticos. Después de la guerra más del 70% de los maestros españoles habían desaparecido: unos muertos en la guerra, otros fusilados en la postguerra, la mayoría forzados al exilio y algunos más obligados a cambiar de oficio y… ¡calladitos! Otra más de las auténticas y lamentables vergüenzas históricas de aquel régimen ignominioso y dictatorial que le supuso a esta España nuestra años de triste atraso democrático y de execrable memoria de un tiempo lamentablemente perdido por manifiesta falta de libertad. Os recomiendo ver la extraordinaria película La Lengua de las Mariposas (1999), dirigida por José Luis Cuerda y con Fernando Fernán-Gómez, basada en la magnífica novela de Manuel Rivas.

El Jinete Fantasma.

El Jinete Fantasma.

Pero su primer gran éxito como dibujante lo obtiene en el año 1947 con la creación de la serie El Caballero Fantasma (1947-1951), con guiones de Federico Amorós (1914-1991; guionista de Roberto Alcázar y Pedrín, Don Z o de Chispita, entre otras aventuras). Este personaje se inspiraba en El Zorro y lo publicará en la Editorial Grafidea de Barcelona. Se publicaron 146 números de esta serie, pero las aventuras tendrán continuidad con las hazañas del hijo del Caballero, ahora por motivos editoriales (había ya otra serie de tebeos que ya tenía registrado el nombre de El caballero Fantasma y, ante una demanda, la editorial Grafidea hubo que cambiar el nombre a…), El Jinete Fantasma: Chispita, el hijo del Jinete Fantasma. De esta continuación de las aventuras se publicaron 11 series con 24 ejemplares por serie. Pero, a partir de la séptima serie, Ambrós abandonó la publicación para fichar por la Editorial Bruguera y crear su personaje más importante y emblemático. La historieta de Chispita fue completada hasta la última serie por A. Biosca, pero fue perdiendo fuelle hasta desaparecer de los quioscos.

2/ Primera época Bruguera (1956-1960).

Chispita, el hijo del Jinetes Fantasma.

Chispita, el hijo del Jinetes Fantasma.

Ambrós ficha por la Editorial Bruguera de Barcelona en 1956 y empezó trabajando en las páginas de la más emblemática revista de la editorial: Pulgarcito. Aquí desarrolló la serie de La Nave del Tiempo, una aventura de ciencia ficción y con guiones de Cassarel (José Antonio Vidal Sales, 1921- ), que se publicó en 10 cuadernos. Pero, casi de inmediato, se produce una asociación singular e irrepetible en el panorama editorial de la época. Así, junto a otra figura destacada de la historia de los tebeos, el magnífico guionista Víctor Mora (1931- ; Doctor Niebla, El Jabato, El Cosaco Verde, El Sheriff King, Dani Futuro, y muchas más series destacadas), crearán a nuestro ya legendario héroe medieval.

Primer nº del Capitán Trueno en la Colección Dan.

Primer nº del Capitán Trueno en la Colección Dan.

El primer número del Capitán Trueno saldrá a la luz el día 14 de mayo de 1956 (oficialmente, pero según otros entre el 4 y 8 de Junio de ese mismo año. Esto es más probable), dentro de la popular serie de tebeos apaisados de la editorial Bruguera Colección Dan, una serie de aparición quincenal y al precio de una peseta con veinticinco céntimos. Pero la serie tuvo un éxito inusitado e inesperado que la obligo, a partir del nº 22, a convertirse en una serie de aparición semanal y de los 35.000 ejemplares iniciales fue subiendo y subiendo hasta alcanzar la increíble tirada semanal de 350.000 ejemplares, ¡todo un record de la época!, incluso para aquella edad dorada de los tebeos. A partir del número cincuenta y siete la colección empezó a llamarse Súper Aventuras, y en total las aventuras de El Capitán Trueno alcanzarían la friolera de 618 cuadernillos publicados (otra serie de éxito de Víctor Mora, El Jabato, por ejemplo sólo llegaría a los 381 cuadernos  -ya hablaremos por aquí de este otro popular personaje en otra futura ocasión-), siendo la fecha de entrega del último número el día 12 de agosto de 1968. El Capitán, debido al gran existo mencionado, pronto empezó a publicarse también en las páginas centrales de Pulgarcito que, por su presencia exitosa, también pasó a periodicidad semanal.

El Capitán Trueno en la Colección Súper Aventuras.

El Capitán Trueno en la Colección Súper Aventuras.

Todo este cúmulo de trabajo superaba la capacidad creativa de Ambrós y lo hubiera sumido en alguna depresión o hundimiento físico. Por este motivo la editorial le buscó colaboradores. Desde el principio y hasta el nº 35 de la serie todo el trabajo ilustrador era realizado por Ambrós en solitario, pero a partir del nº 36 empezó a contar con la colaboración del entintador Beaumont (Ángel Julio Gómez de Segura, 1922-1994) que participó desde entonces en varios números de la serie. A pesar de esta estimable ayuda, las imposiciones editoriales que ya le suponía esta serie y la escasa repercusión económica, desmotivadora e inamovible, estaban acabando con la salud, el equilibrio y la paciencia de Ambrós que, como no podía ser de otra manera, muy pronto tomaría una determinación que le iba a suponer una vía de escape liberalizadora (es curioso cómo los personajes de mayor éxito terminan por esclavizar de forma inevitable a sus creadores. Lo mismo le paso a Hergé con Tintín, a Francisco Ibáñez con Mortadelo y a tantos otros. Escapando de este sufrimiento creador, o bien creando un amplio equipo de colaboradores o, simplemente, escapando por un tiempo. Como ahora hará Ambrós).

3/ Segunda época Bruguera (1960-1970).

Capitán Trueno Extra.

Capitán Trueno Extra.

En el año 1960, Ambrós decide dejar la serie del Capitán trueno en el nº 176 y se marcha a París con el propósito de reorientar su carrera y crearse una reputación como pintor. Pero, ¡ay amigo!, París no garantiza el éxito a nadie. Con poca fortuna personal, esta experiencia fue una vivencia fallida. Ambrós se vio obligado a regresa a Barcelona en el año 1964, de nuevo a la editorial Bruguera.

En esta segunda época de Bruguera, y en un primer momento, Ambrós no quiso retomar la serie del Capitán Trueno que ya estaba en otras manos. Bruguera le puso a dibujar series de novelas ilustradas: Tarzán, Rin-Tin-Tin, La vida de los Santos o La vida de los Papas (a pesar de su reconocido anticlericalismo). Pero muy pronto (suponemos que bajo presiones editoriales), se vio inmerso en la ilustración de tres nuevas aventura del Capitán para la revista Capitán Trueno Extra.

Héroes del Deporte.

Héroes del Deporte.

Pero su relación con la editorial Bruguera siempre parecía un matrimonio de conveniencia y, claro, donde no parece haber cariño verdadero no se puede esperar sincera lealtad. En el año 1965 vuelve a dejar Bruguera para desplazarse a Valencia y volver a sus principios, de nuevo a la Editorial Valenciana. De esta nueva etapa son varias series breves y también la serie de Héroes del Deporte, publicada en la revista Jaimito y que se estuvo publicando hasta el año 1971.

4/ Tercera época de Bruguera (1971-1983).

Personajes de El Corsario de Hierro.

Personajes de El Corsario de Hierro.

En 1971 ya tenemos de nuevo a nuestro ilustrador trabajando para Bruguera y, de nuevo, en compañía de Víctor Mora en los guiones. Ahora vemos nacer otro héroe muy popular de los tebeos españoles: El Corsario de Hierro. Estas nuevas aventuras nacen y permanecen, con algunas interrupciones, durante los primero 10 años de la publicación y en los primeros 544 ejemplares de una nueva revista, que se convertirá en la publicación más exitosa del momento: el tebeo Mortadelo (1970-1991, en tres fases), que recogía aventuras de este nuevo héroe de Ambrós y además, nada más y nada menos, que aventuras de Asterix, Teniente Blueberry, Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Anacleto, agente secreto, Feliciano o Pepe Barrena, entre otros muchos personajes, todos ellos muy populares y queridos para un público incondicional y entregado a la editorial Bruguera. Un elenco de personajes irrepetibles que hacia las delicias de grandes y pequeños, ¡ay, cómo añoro esta tardía época dorada de los tebeos!

En el año 1983, Ambrós se retiró definitivamente como ilustrador de historietas. Pero volvería una sola vez más a dibujar una última historieta del Capitán Trueno que fue publicada el La Historia de los Cómics (1983), edición de 48 fascículos, editada por la Editorial Toutain y dirigida por Javier Coma (1939- ).

El Capitán Trueno en Portugal.

El Capitán Trueno en Portugal.

Nuestro admirado ilustrador murió en el año de la Olimpiada de Barcelona, en 1992, dejándonos una amplia producción, magnífica e inolvidable, un héroe intemporal e inmortal y, en suma, un recuerdo imborrable en nuestra memoria de aficionado a los buenos tebeos. Y de todo ello dan testimonio los incontables clubs de fans y páginas web que están dedicadas a nuestro héroe por la red y que, si lo deseamos, nos inundarán con una exhaustiva y profunda información sobre el Capitán Trueno, posiblemente mayor que la de cualquier otra figura real de la historia.

Trepidantes viñetas de acción.

Trepidantes viñetas de acción.

El estilo gráfico de Ambrós, en opinión de este duende, no era tan perfecto y depurado como el de Hal Foster o Alex Raymond. Por ejemplo, los rostros y expresiones de los personajes, que en muchas ocasiones parecían haberse acabado “con prisas” y se nos mostraban algo desfigurados (la fidelidad gráfica que exigía el rostro del Capitán Trueno de Ambrós de cara a su público infantil, y como consecuencia de los muchos dibujantes y variados estilos que se sucedieron en la serie, supuso un difícil problema que la editorial Bruguera tuvo que resolver no sin marcadas dificultades: se repartieron entre los sucesivos ilustradores rostros dibujados por Ambrós en distintas posiciones y giros para que les sirvieran de ejemplo a copiar). Pero, la característica más significativa de su estilo es el gran dinamismo y la brillantez de le imponía a las viñetas de acción: un giro de su brazo, una estocada de su espada, un estallido del golpe y ¡todos los enemigos derribados y vencidos! Pero, eso sí, siempre sin drama ni sangre, como luego sí se verá, por ejemplo, en la serie de Conan, el Bárbaro. Pues, El Capitán Trueno,  sufrió siempre de cerca la famosa y estricta censura del régimen, que nunca se olvidaba (ni dejaba olvidar a nadie) que estas aventuras eran publicaciones juveniles. E igualmente sucedía con los mandobles del gigantón Goliat o los golpes de joven Crispín: ¡eran buenas viñetas que nos hacían vivir la acción trepidante e inmediata de los combates pero sin llegar a sentir nunca la implícita violencia guerrera!

El Gran libro de El Capitán Trueno (2006).

El Gran libro de El Capitán Trueno (2006).

Los derechos actuales de la serie para todo el mundo pertenecen a Ediciones B. En noviembre del año 2006, esta editorial publicó un precioso libro de gran formato dedicado a celebrar el 50 aniversario de la creación de la serie. Este libro estuvo escrito y dirigido por Armonía Rodríguez (esposa de Víctor Mora) y contaba con un buen prólogo de uno de los padres de nuestro héroe: el prólogo era del propio Víctor Mora. El libro es un documento completísimo (incluso llevaba un DVD documental incluido) e irrepetible y, como además todavía se puede ver algún que otro ejemplar a la venta por las páginas de compraventa de la red, yo os recomiendo que, si podéis haceros con él, no lo dudéis un momento, ¡trincarlo! Es una auténtica joya de colección que se irá revalorizando y que nos acerca con criterio, seriedad y de forma definitiva a este héroe de nuestros tebeos patrios.

El personaje: El Capitán Trueno.

El Capitán Trueno en Italia.

El Capitán Trueno en Italia.

Desde su creación en 1956 por Ambrós y Víctor Mora, esta historieta ha tenido hasta tres guionistas más: Ricardo Acedo (1923- ), que colaboró con Víctor Mora en los cuadernos del 26 al 45; Jordi Bayona, escribió algunos guiones para la revista Capitán Trueno Extra; y Cassarel (Vidal Sales), que escribió los guiones de las aventuras de Pulgarcito. Pero, desde luego, donde se dispara la cosa es en el elenco de buenos ilustradores que han pasado por esta serie. Desde que la abandona Ambrós, han sido más de 17 ilustradores distintos los que han dibujado a nuestro héroe, destacando este duende tal vez a Juan Escandell (1937- ; Sargento Furia) y a Ángel pardo (1924-1995; Súper DDT, Joyas Literarias y otras producciones de Bruguera).

Viñeta imaginada por Ambrós: Homenaje a Manuel Gago.

Viñeta imaginada por Ambrós: Homenaje a Manuel Gago.

Cuando apareció esta serie pronto se la empezó a comparar con El Guerrero del Antifaz, de Manuel Gago (1925-1980). Pero, la verdad, no tienen nada que ver ambos personajes. Según los padres del Capitán Trueno, Ambrós y Víctor Mora, nuestro capitán tenía mucho más de El Príncipe Valiente de Hal Foster (1892-1982) que de aquel guerrero enmascarado. El Guerrero del Antifaz era un vengador insaciable, un guerrero al uso de la España franquista, valiente luchador pero algo racista y clasista, con un vocabulario muy nacionalista y guerrero, típico de los tiempos de postguerra. En cambio el Capitán Trueno era un nuevo caballero andante, que iba a recorrer el mundo, viñeta a viñeta, corrigiendo entuertos e impartiendo justicia y con un lenguaje mucho menos estridente y vengador, más acorde a la tímida apertura de la España de los cincuenta.

El Regreso de El Capitán Trueno (1986).

El Regreso de El Capitán Trueno (1986).

Nuestro Capitán Trueno es hijo de un noble catalán (téngase en cuenta que nuestro aventurero nace en Barcelona, de padres catalán y valenciano. Y de ahí, ese escudo de armas pectoral barrado, rojo y gualda, que nos lo distingue y que lucirá orgullosamente en toda la serie), un valiente en busca de aventuras, que nos lo encontramos, por primera vez, durante la Tercera Cruzada (finales del siglo XII) y que pronto irá acompañado en sus aventuras por un fortachón de insaciable apetito, pero de enorme corazón e incuestionable lealtad: el simpático Goliat. Luego tenemos al tercero en aventuras, un paje adolescente muy valiente y atrevido que nunca abandonará a su capitán ni bajo riesgo de perder su vida: el intrépido y joven Crispín. Por último está su amada doncella, claro, una hermosura rubia de origen nórdico (y, sinceramente, ¿qué adolescente de entonces no soñaba con fáciles ligues de rubias esculturales y cariñosas suecas? Sí. No sé qué de especial tenían las suecas, pero era una fijación muy recurrente, vamos), el bellozón de Sigrid, la orgullosa reina de la isla de Thule (es decir, familia, tal vez hermana o nieta -vete tú a saber-, de nuestro admirado Príncipe Valiente).

Nuestros protagonistas.

Nuestros protagonistas.

Y este reducido grupo de aventureros ya se embarcarán para recorrer todo el mundo sufriendo aventuras mil y haciéndonos disfrutar con sus peligros y triunfos, escalando fortalezas inexpugnables, enfrentándose a malvados sin par, a magos y hechiceros terribles, a bestias salvajes y a incivilizadas tribus indómitas. Una y otra vez, nos salvaremos por los pelos; pero, eso sí, si nos salvamos o no, lo sabremos en el próximo cuaderno… ¡Por San Jorge, maese quiosquero, qué semanas más largas!

 

Si el Capitán Trueno, pudiera venir,
nuestras cadenas saltarían en mil,
monstruos gigantes, princesas encantadas,
el malo siempre palma, la chica se salva…
Ven Capitán Trueno, haz que gane el bueno…”  

Letra parcial de la canción CAPITÁN TRUENO de la banda madrileña Asfalto (1978).